martes, 1 de febrero de 2011

PAX VOBISCUM

Paz es una palabra monosílaba, pero tiene en su fonética, en ese golpe de voz “paz” una fuerza inusitada, un hálito heroico. Prueba a pronunciarla conmigo “paz” con esa” p” fuerte y oclusiva, pero que se abre a tope hacia la “a”, la más clara de las vocales y se cierra en una “z”que tranquiliza con su fricción susurrante. Y eso es la paz, es fuerza, es claridad, es tranquilidad.


Paz proviene del latín pax. Durante las dificultades de los primeros siglos, pax significa para los cristianos no tanto el final de una guerra cuanto la “cesación de la persecución”. La pertenencia a la Iglesia implica también participación en el culto comunitario y en la Iglesia primitiva los miembros de la congregación se daban unos a otros un osculum pacis en prenda de su fraternidad que se conoció como pax. Todavía hoy en la celebración de la misa el sacerdote dice “daos fraternalmente la paz” y en ese momento los desconocidos o menos allegados se dan la mano, sin embargo los familiares se dan un beso. El término llegó a usarse también fuera del ritual para designar “el beso” intercambiado por cristianos parientes o amigos. Este uso ha sobrevivido en el antiguo irlandés poc “beso” y en gaélico escocés pog.

Y antes de los cristianos ¿quién era la diosa de la paz? Era la romana Venus, recreación de la griega Afrodita, diosa del amor y de la paz, cuyo atributo, la blanca paloma, han usado generaciones y generaciones de seres humanos para simbolizar la paz.

Paloma empieza por “pa”, como paz, mensajera de un estado que todos deseamos en nuestro mundo y por el que hemos de trabajar: la paz. Empecemos por lo que tenemos aquí y ahora, nuestro Instituto y las personas que convivimos en él, alumnos y profesores y trabajadores, démonos la paz, dejemos atrás el desprecio, el insulto, la zancadilla y cuando digamos “déjame en paz” sea para acabar con las rencillas, con el que mal me cae fulanito etc..Para crear paz tenemos que tener paz interior, uno de los sentimientos más nobles que los seres humanos podemos sentir. La paz es sanadora y transformadora. Cuando tu mundo esté en guerra pronuncia el monosílabo paz, cuando las imágenes de guerra del telediario te revuelvan las tripas y la conciencia, pronuncia el monosílabo paz, ante cualquier situación bélica pronuncia el monosílabo paz. Pero no te quedes solo con la palabra, coge su fuerza y pasa a la acción: ¡Si quieres la paz, prepara la guerra de la paz!

(Escrito por mí para su lectura en la celebración del Día de la Paz)

1 comentario:

Miguel Trina dijo...

me encANTA tu blog, siga si quiere el mío: latorredebabelmtn.blogspot.com