lunes, 7 de junio de 2010

Cras sine lectione




Queridos alumnos:
Mañana no voy a daros clase y vosotros no tenéis la culpa. Nunca había hecho huelga, pero hoy en día mis ideas me impelen a dejar la tiza y el libro de texto por un día, aunque a partir de mañana comience a ser un poco más pobre, porque me van a quitar el sueldo de una jornada y el dinero no me sobra.
La semana pasada fue genial representar por todas las clases con vosotros, alumnos de Latín, ese diálogo tan gracioso, creado en el aula sobre los dioses romanos. Apolo fabricó su lira, Plutón decapitó a dos peluches- perro para hacerse su cancerbero, Diana se trajo su faretra y arco, Venus su paloma, Juno su anillo de casada, Baco su botella de vino, Marte con su escudo artesanal, Júpiter con su cetro y yo, Minerva, con el gladius, el libro y la lechuza. ¡Anda que no lo pasamos bien! ( delectando docere) y creo que todo el Instituto, gracias a vosotros, sabe algo más de Cultura Clásica, que, como sabéis, sale por fin el curso próximo en 3º.de ESO. Este teatrillo vuestro ha sido una buena promoción.
Mañana voy a echaros de menos. Echaré de menos hablaros de Lope de Vega y del Teatro Barroco. Ya me habéis visto salir hoy llorando de la risa en clase de 1º de ESO cuando uno de vosotros ha venido a mi mesa a decirme una personificación inventada en el momento ( "la papelera es un estómago que come papeles" ¡ay! si te hubiera oído Don Ramón de las greguerías...) y os habéis lanzado a deleitarme con vuestra imaginación rodeando mi mesa con risas y palabras e inspiración. Es esta una profesión maravillosa, pero, a veces, siento que no llego a todos, que no puedo enseñaros bien, porque sois muchos en el aula, porque los mecanismos para mantener la disciplina no son lo suficientemente efectivos.
Me siento traicionada por los políticos. Siento que soy un títere en las manos del Gobierno, ellos mueven los hilos y yo bailo, aunque no quiera bailar. Hay algo dentro de mí que me impide daros clase mañana y el principal motivo no es, como puede pensarse, la bajada del sueldo, a pesar de que me parece grave, pues así, con qué autoridad voy a pediros que os esforcéis si veis, con mi ejemplo y el de otros profes( hemos estudiado, recordad, los argumentos de autoridad y de ejemplos), que quemarse las córneas estudiando no te saca de pobre ( y, aunque te hace muy rico por dentro, cuesta entender y hacer fructificar este tesoro en la sociedad actual).
Lo que me impide impartiros clase mañana es que me siento traicionada por un mundo en que el esfuerzo no se valora. Y por eso voy a la huelga. Sé que de todos modos van a seguir adelante con la bajada de sueldos, sé que no se volverán atrás. Pero con mi ausencia de mañana quiero reivindicar que España cuide más a sus élites intelectuales y funcionarios, porque si no, tendremos que irnos al exilio y aquí sólo quedará el "ladrillo" vacío que no pudo venderse ni pagarse. Será como si hubiese caído una bomba nuclear.
Si no cuidamos a los enfermeros, a los bomberos, a los médicos, a los administrativos, a los barrenderos, a los profes, a los bedeles etc. ¿Quién cuidará nuestra salud?, ¿Quién cuidará nuestra mente, nuestras calles, nuestras casas?, ¿Quién cuida al cuidador? Sed quis custodiet ipsos custodes?
Si seguimos así , ni siquiera los políticos tendrán pueblo al que gobernar, porque nos habremos marchado a otros países en busca de una mejor educación para nuestros hijos y en busca de un futuro mejor.
Además, como no somos tontos, ya nos hemos percatado del mensaje subliminal que nos estaba enviando el Gobierno desde hace meses con ese programa de los martes a las 22.00 de TVE1 de "Españoles por el mundo", en el que no cesan de salir españoles emigrantes con unas casas y posesiones y vidas fastuosas, quienes, cuando les preguntan "¿volverás a España?" , responden "quizá", pero que mediante su lenguaje no verbal están diciendo " ni de coña".
Si tengo que emigrar emigraré, pero no quiero verme convertida en una licenciada desmotivada y desharrapada como la de los documentales que veía de pequeña sobre cómo vivían los ingenieros, profesores etc. en la URSS. Además, ya tengo costumbre de emigrar pues las administraciones educativas me han entrenado bien destinándome obligada a diversos provincias dentro de la geografía nacional. Ya sólo me falta cambiar de idioma, pues no me gusta nada el lenguaje que los políticos están empleando con mis colegas y conmigo.
Chicos,si el hispano Quintiliano, el primer profesor pagado del erario público, levantara la cabeza...
Firmado
Margarita Fernández Güezmes, profesora de Latín y Lengua Castellana y Literatura antes que funcionaria de carrera hacia la desmotivación.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Verdades como puños! Me alegra saber que sigues entusiamando a tus alumnos y que, sin embargo, eres muy consciente de la realidad. La opción de emigrar no es tan absurda, pero ya se han encargado de enseñarnos, sólo, lo suficiente de idiomas, para quedar bien, pero para que no nos sirva de nada. Un abrazo.
Teresa García

Anónimo dijo...

Queridísima Marga:
¡Es un placer leerte! ¿Sabes? Desde que cayó en mis manos lo que habías escrito sobre tu experiencia en Finlandia soy fan de tu prosa. Me alegra que te hayan publicado la carta y que pongas palabras a sentimientos que están en todos nosotros.
Marga... y tú eres una Profesora que conoce muy bien aquello que transmite.
Un abrazo y gracias por compartirlo.

Paloma Martín

Anónimo dijo...

Hola Margarita ¿qué tal todo?espero que bien. Lo primero, quería felicitarte por la maravillosa carta que has escrito, ni yo, ni nadie, hubieramos reflejado mejor la situación. Eres una "máquina" (como dicen ahora los chicos) escribiendo y me has dejado sorprendida y a la vez, envidio que una persona pueda expresar con esa claridad y cercanía que demuestra la carta. Una vez más , Felicidades
Patricia Álvarez

Anónimo dijo...

Margarita, por fin he podido leerla. Qué bien. ¡Cómo me gustaría ser una de tus alumnas! ¡Qué regalo tienen contigo!



Que sigas así siempre.

Besos

AnaM

Anónimo dijo...

Hola Marga,
te he leído, qué haríamos sin gente como tu!
Sigue luchando y no decaigas,
te envío mi fuerza.
un beso muy fuerte, Concha

Anónimo dijo...

Maria Francisca ha comentado:

"Hola Margarita. Gracias por tu sincera carta. Mi hermano pequeño y mi cuñada( profesora de inglés) emigran este próximo día 5 a Holanda una vez más, pues ya están hartos de ser explotados en España con mucho trabajo y poco dinero equilibrio que debe existir par que el esfuerzo se sienta valorado algo imprescindible para obtener una vida DIGNA.
Y si que es cierto que “españoles/andaluces por el mundo” ya nos viene indicando desde hace no meses sino años, que los que sobran se vayan a buscar la vida por ahí como va ha hacer mi hermano.
Y mientras los políticos con sueldos que son un robo, los muy, muy ricos con paraísos fiscales y los pobres cada vez más pobres. Qué verguenza .