sábado, 1 de mayo de 2010

¡LATÍN, TE NECESITAMOS!






"Imitar la lengua de los antiguos, que es de una extraordinaria perfección gramatical, es la mejor manera de prepararse para expresar el pensamiento en la lengua materna.
Si alguien quiere llegar a ser buen escritor, lo ha de tener muy presente, del mismo modo que en la escultura o en la pintura el estudiante se ha de educar copiando las grandes obras de arte del pasado antes de hacer su propia obra original. Sólo leyendo latín se valora la expresión como un arte. Y el material de este arte es la lengua, que, por tanto, se ha de tratar con el máximo cuidado y delicadeza.
Como resultado de este estudio, al escribir nos fijaremos en el significado y valor de las palabras, en su orden y conexión, en sus formas gramaticales.Aprenderemos a ponderarlos con precisión, y así seremos expertos en el uso de la lengua, ese instrumento precioso que expresa el valor del pensamiento y lo preserva. Además, aprenderemos a respetar la lengua en que escribimos. Sin este aprendizaje, la escritura se convierte en una acumulación de palabras sin sentido".
Arthur Schopenhauer, Parerga y Paralipómena, II

Estas palabras de Schopenhauer inician el capítulo primero del libro de Casals que llevamos en Latín este año en 4º de ESO.En este mismo capítulo se dice "la admiración y valoración de la sabiduría de los antiguos ha sido ininterrumpida en el devenir de la historia...".Y aquí me he puesto a pensar...Y he pensado que el Gobierno de España tendría que pedir perdón por la LOGSE, al igual que se ha hecho que la Iglesia pida perdón por sus errores históricos. Pedir perdón, pedir disculpas es un acto propio del ser humano civilizado. Quien no pide perdón, no actúa conforme a natura, sólo se deja arrastrar por la soberbia y por la presunta posesión eterna de la razón. La LOGSE fulminó el año de Latín obligatorio para todos los bachilleres que antes teníamos en 2º de BUP.
Este año imparto Lengua Castellana a dos primeros de Bachillerato y me dan mucha pena los pobrecitos futuros médicos del Bachillerato de Ciencias, pues no saben ni se les da opción de poder saber latín.
Con el nuevo pacto educativo habría que plantear la necesidad de implantar un Latín obligatorio para todos los alumnos de ESO y otro para todos los bachilleres.
Los chicos necesitan volver a desentrañar el castellano, necesitan volver a escribir con corrección, sentir que las palabras tienen un sentido y un recorrido vital hasta que cada uno de los vocablos llega a sus bocas y a sus mentes.
El gobierno tiene que pedir perdón a esta generación de chavales sumidos a la fuerza en la ignorancia lingüística y , por ende, intelectual. Han fabricado una generación de borregos seguidores de la imagen y olvidados de la palabra.
Errare humanum est...
A pesar de todo, soy optimista, porque, siempre, a lo largo de la historia, tras una época de oscuridad cultural, sobreviene una etapa de luz. Y tú, latín, redivivo brillarás de nuevo. Y nos agarraremos trémulos a tus renglones lumínicos.

No hay comentarios: