martes, 11 de noviembre de 2008

VALOR DE LA PALABRA





El recuerdo del esfuerzo de las oposiciones (¡superadas a pesar de estar haciendo fotos en vez de estudiando!) con su flexo, sus libros y su café y el orgullo lector de mi vida.


Me alegro de que haya crisis. Non lacrimis hoc tempus (Aen.XII; 156). No por la gente que lo está pasando mal, sino porque van a emerger algunos valores que habíamos perdido. De nuevo el esfuerzo será valioso, la paciencia y la palabra. No podremos tener todos todo inmediatamente, como hasta ahora, no obtendremos créditos instantáneos, no poseeremos el último móvil o coche del mercado, ni el chalé de lujo...pero tendremos la palabra. La palabra para hablar, la palabra para leer, la palabra para comunicar y prometer,la palabra para amar...
Nos estaban robando la palabra con el continuo cambio de leyes de educación que nos ha mareado a los profes durante casi dos décadas y nos estaban robando la autoridad de la palabra. Les han robado la palabra a nuestros alumnos, les han hecho unos analfabetos manipulados dirigiéndoles hacia la imagen y haciéndoles olvidar la palabra. La riqueza de vocabulario está íntimamente unido a la inteligencia, cuanto más vocabulario seamos capaces de usar con propiedad mayor es nuestra capacidad de pensamiento. La tele no educa a nuestros alumnos e hijos, les educan los padres con sus diálogos y ejemplos, los profesores con sus enseñanzas basadas principalmente en el lenguaje y les educan los libros con sus líneas dispuestas a ser procesadas y desarrolladas por una mente despierta.
Me alegro de que haya crisis, de verdad. Albergo la esperanza de que la palabra resolverá la crisis económica. Ya era hora. Veinte años o más obnubilados con el dinero y la imagen. A ver si logramos otros veinte años de palabra.Disce, puer, virtutem verumque laborem (Aen. XII,435-436)

Termino con un escrito maravilloso de José Luis Sampedro que apareció entre mis manos en un punto de lectura de esos que suelen meterte los libreros en la bolsa, cuando les vacías un poco la librería. Ahí va:
"Leer nos enriquece la vida. Con el libro volamos a otras épocas y a otros paisajes; aprendemos el mundo, vivimos la pasión o la melancolía. La palabra fomenta nuestra imaginación: leyendo inventamos lo que no vemos, nos hacemos creadores.
Ahora nos gritan que vale más la imagen y con la televisión- la primera escuela- se inculcan a los niños, antes de que hablen, los dos desafueros del sistema: la violencia y el consumo. Con esas cadenas el poder político y económico nos educan para ciudadanos pasivos, sin imaginación porque siempre es peligrosa para los poderes establecidos. Y ante esas imágenes carecemos de voz: no tenemos medios para televisar contrariamente mensajes de tolerancia y sensatez.
Hace cinco siglos la imprenta nos libró de la ignorancia llevando a todos el saber y las ideas. El alfabeto fomentó el pensamiento libre y la imaginación: por eso ahora nos quieren analfabetos. Frente a las imágenes impuestas necesitamos más que nunca el ejercicio de la palabra, siempre a nuestro alcance. El libro, que enseña y conmueve, es además ahora el mensajero de nuestra voz y la defensa para pensar con libertad."

4 comentarios:

Francisco García Jurado dijo...

Me ha agradado mucho vuestro blog. También soy, como vosotros, profesor de lenguas antiguas y no dejo de creer en esos valores tan apreciables como el esfuerzo.

María Teresa dijo...

¡Qué bien has salido en la foto, Alfonso!, muchos besicos.

Alfonsitín dijo...

gracias prima del Oso Pardo.No sabía eso.Me he leído el libro de la granja que me regalaste.
Y te voy a poner una frase en latín que he aprendido ayer:
"Ursa alba in silva est" Venga,analízala y tradúcela.
Basia
Alphonsus

**_Nana_** dijo...

hola me ha gustado bastante el blog porque nose valoran las lenguas y se apartan y s eolvidan y nos olvidamos del valor que tienen y han dado origen a muchas otras
ami me gustaria hablar sobre un idioma muy antigo contigo si me dierais oportunidad