lunes, 8 de septiembre de 2008

UNA TERMA ROMANA EN CASA





Ésta es la imagen que, por ahora, ofrece el baño de mi casa de los Campi Gotorum. Por fin este verano me decidí a hacer una reforma, tirar tabiques y ampliar el baño. He escogido los materiales a conciencia y en persona. Ahora estoy buscando un motivo de un mosaico romano para el salón. Ya he hablado con la responsable de la villa romana de Quintanilla de la Cueza, a ver qué me ofrece. El albañil celta-asturianu que me está reformando la planta baja de mi hogar al principio desconfiaba de las directrices que le iba dando, ahora, está tan orgulloso, que lo va a colocar en su página web (aquí todos estamos en línea).
Los que conocéis Mucientes sabéis que mi casa tiene más de un siglo,pequeña, de adobe y con vigas de madera. Es una casa humilde, de labradores. Es el refugio donde labro mis ideas y libros.Es una casa-tierra. Las paredes son tierra, las tejas son tierra, las vigas son tierra. Yo soy tierra y en mi interior está mi alma clásica. Por eso he querido que por dentro mis lares fueran romanos, al igual que mi ser.
Como véis, para el tepidarium he escogido un revestimiento de teselas, una cenefa con personajes griegos y unos paveses cerúleos,que tiñen de azul todo el habitáculo. Cuando esté terminado os lo haré saber.¿Qué os parece de momento? Espero que os acerquéis a verlo. Falta pintar.A ver si puedo un fin de semana de éstos. Lo del hipocausto o gloria típica castellana ( herencia romana en la meseta) para otro estío.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El arte romano revive.

Juan Carlos Sesé dijo...

Querida Margarita:
Mi casa de Zaragoza se construyó el año 1939 y también tiene el tejado de madera, muros grueso y cierta humedad. Resulta fresca en verano y un poco fría en invierno, porque el clima de Zaragoza es extremo. Me siento confortable, a pesar de que si la vendiera ahora perdería dinero.