miércoles, 21 de noviembre de 2007

HVMANITAS CIVIBUS


VTINAM PAIDEIA GRAECA CVM HUMANITATE ROMANA AUCTA TRANSMISSAQVE A MINISTRIS ECCLESIAE AD ORA ET LABORA IN MONASTERIIS DEDITIS NVMQVAM SATIS LAVDATIS VIGEAT ET LVCEAT IN CAELO PLENO FVLGENTIBVS STELLIS PER ANTIQVITATIS NOMINA APELLATIS quAE vitam nostram illuminaNt ET sVnt nobis viae securae ad virtutem AC scientiam APREHENDENDAM HODIE IN SAECULO VIGESSIMO PRIMO INTER NOS CIVES DIGITALES HVMANISTAS AD GRAECAM LATINAMQVE LINGUAS DOCENDAS FOVENDASQVE IRREPARABILE ET FATALE ET NOBILITER NATOS QVI CONTRA HAEC IGNARA TEMPORA QUAE NOBIS MISERRIME VIVERE CONTIGIT TRIUMPHANTE INMINENTEQVE DETRIMENTO NOSTRO IGNARA STULTITIA SICVT ILLIS TEMPORIBVS A NOBIS NON GRATIS SED AMORE TRADITIS NOSTRIS CARISSIMIS DISCIPVLIS MAXIMA REVERENTIA DIGNIS VIGVIT

Nosotros somos los únicos que de verdad educamos a la ciudadanía. Ofrecemos un Mundo Entero para analizar y tomar nota. Aprendemos de los ejemplos. Leónidas, el espartano, era un buen ciudadano, como también lo era el ateniense Pericles, y como lo era el romano Cicerón.
Paideia, traducido por lo romanos como humanitas encarna el conjunto de saberes que todo hombre que se precie de ser hombre (ánthropos/homo) y haga verdadero honor a lo que es, debe tener. Los atenienses tenían sus valores y los enseñaban; los espartanos también tenían los suyos y los transmitían a los niños, los jóvenes y los adultos; los romanos educaban con los ejemplos magníficos que su historia nos ofrece. Pero ¿y nosotros? ¿de verdad "Educación para la ciudadanía" es patrimonio de algún departamento o materia de las que se imparten en colegios e institutos? ¿Por qué desprecian la verdadera educación para la ciudadanía en libertad, que es enseñar a los Clásicos griegos y latinos?

Por un lado se desprecia olímpicamente la Cultura Clásica y por otro se pretende transmitir valores en los que nadie realmente cree; la" paz mundial", la "solidaridad entre pueblos y razas", la "igualdad" como objetivo social, etc. Puro engaño que no por más repetido deja de serlo. Con estas ideas blandengues e imbéciles que en vez de educar incitan a los alumnos a buscar valores en otros lados no se le hace ningún favor a la Educación. Celebraciones como "El día de la Paz" son ridículas. Los mismos niños se ríen de estas tonterías. Saben que sólo son palabras, una utopía. Para la vida real quieren otra cosa. Saber convivir en libertad, por ejemplo, y ayudarles a que ellos mismos vayan forjando su persona y vayan dilucidando su pensamiento. Pero que lo tengan, que no sean la comitiva de una recua.

Nuestro Sistema Educativo no tiene Norte; ni siquiera conoce la rosa de los vientos. Sólo sabe poner parches que solucionen problemas del momento: maltrato a la mujer, no violencia, manejo del ordenador, mucha tecnología y ya está. Las ideas, cuando se ofrecen, bien masticadas y sin jugo. Así estamos viviendo en una Sociedad completamente desideologizada. Sólo hay grupos de presión. Los individuos son educados para que sepan convivir en sociedad y no crear problemas, aunque dejen de ser ellos mismos, pero esta enseñanza tan directa y tan práctica es la peor de las educaciones. Hay que educar con las grandes ideas y con las grandes obras de arte no con basura intelectual como la que abunda en los libros recomendados para leer en la Secundaria.

Nosotr
os educamos verdaderos ciudadanos. Nosotros, que conocemos el Mundo Antiguo y, por tanto, el Moderno. Lo demás es pura utilización de las mentes de los niños en provecho de la política dominante y los grupos de presión. Lo importante, por lo visto, no es conocer la Historia de España, y la Historia Antigua que es por donde debería comenzar la formación de todo ciudadano español (pese a quien pese), continuando por el conocimiento de las Leyes, el funcionamiento de las Instituciones, la convivencia democrática y la apuesta por una sociedad mejor. Pero resulta que no, porque el título de la asignatura es un puro engaño, el envoltorio de papel dorado que envuelve la execrable miseria moral que nuestros hijos van a aprender, cual cobayas en el laboratorio de la “Sociedad Psocialista”.

¿Qué ciudadanos queremos? ¿Queremos “educados servidores de la corriente imperante” o queremos hombres libres que tengan la cultura necesaria para pensar por sí mismos. La Escuela y los Institutos deben educar sobre la Ciencia, sobre las Letras, sobre el Arte. En definitiva sobre conocimientos fundados en la búsqueda de la objetividad y de la certeza, sea matemática, sea histórica, pues incluso el Arte tiene su verdad.


No hay comentarios: