miércoles, 20 de junio de 2007

Tranquilidad. Llegan las notas de Selectividad


¿Qué tal habrán hecho la Selectividad nuestros alumnos y, por supuesto -que para eso son la mayoría- alumnas? Debemos, en primer lugar, analizar los resultados con frialdad y ser sinceros con nosotros mismos. Lo cual no quiere decir reflexionar y luego a olvidarse y santas pascuas. Ana-ly-sis, casi nada.
Lo más importante es que las notas de 2º no desentonen demasiado de las de Selectividad, de tal modo que la escala de notas de los alumnos siga la misma proporción en ambos casos. Siendo así, como suele ocurrir, nos podrán acusar de que hemos sido "muy exigentes" o "muy blandos", pero nunca de que hemos sido injustos. Yo creo que incluso de estas cosas debemos hablar los docentes. Nos enfrentamos al grave problema de la escasez de alumnado en Bachillerato. Y ello condiciona totalmente nuestro modo de evaluar. Pero están así las cosas, ¡qué le vamos a hacer! Sin embargo nosotros, en nuestras asignaturas, conseguimos pronto que para ellos sea más importante el saber que la nota, lo cual nos permite sortear con agilidad las sirtes ciclotímicas de las evaluaciones.

Además, no podemos olvidar que contamos con mayor patrimonio cultural que todas las restantes asignaturas juntas. Lo que tenemos nosotros para enseñar, eso no lo tiene nadie. Sólo Homero, o Sófocles, o Virgilio vale más que toda la Literatura que otros puedan llegar a estudiar en su vida. Sólo la historia del Siglo V griego es más importante que los tres últimos siglos.

La Cultura Clásica de 3º es ahora lo más urgente. Por un lado me dice Mercedes Ortiz que hay procedimientos efectivos para conseguir nuestro propósito, y que además la Cultura Clásica se ofertando en 3º en la provincia de Zaragoza, aunque no en todos los Institutos de Huesca. Lo mejor sería que fueramos un número grande de docentes de latín y griego los que lucháramos por conseguir que la Cultura Clásica sea de oferta obligada en 3º de ESO. SI la Administración no nos ve unidos pensarán: no tienen razón, porque si la tuvieran, saltarían todos a una. Cuando envíemos cartas a distintas Sociedades y Entidades, incluida la Educación Aragonesa, irán estas firmadas a nombre de HVMANITAS NOVA, Asociación Aragonesa de Profesores de Latín y Griego de Bachillerato y Cultura Clásica. No citaré "secundaria" ni "ESO", y si se os ocurre otra cosa, decidlo. En septiembre mandaremos las misivas, aparte de otras actuaciones, y sería necesario contar con un apoyo de al menos 20 o 30 profesores. De lo contrario pueden menospreciarnos alegando que somos pocos representativos. Con tener los nombres y apellidos de profesores todos juntos para justificar el número sería bastante. Siempre podemos apelar a aquello del "respeto a las minorías", un argumento que normalmente es aceptado sin problemas. Nuestra Sociedad, siempre tan caritativa, ayudando a la gente a dirigir sus pasos por el recto y virtuoso camino del bien.

Por otro lado, veo que está surgiendo una "cierta demanda" de la asignatura que parte de alumnos que, siendo buenos estudiantes, se conforman con saber bien ingles. Y parece lógico y muy sensato, porque mal van a prender dos lenguas extranjeras los niños que son incapaces de aprender una. Aquí las matemáticas mandan: dos es el doble que uno, y si no tenemos uno, muy difícilmente tendremos dos. El razonamiento es tan simple que acaba volviéndose tremendamente complejo por obra y gracia del servilismo ante la consigna que hoy impera. ¡Queda bien -piensan los padres- eso de que van a aprender los chicos dos idiomas! "Pues la verdad es que sí, viste mucho lo de los idiomas", comentarán otros. "¡Oye, y tú crees que van a salir del Instituto con dos idiomas aprendidos?", se atreverá alguien, por fin, a decir. La respuesta más oída será: "Bahh!, con que sepan uno, yo ya me conformo".

Absurdo, por tanto, que no puedan elegir uno de entre dos idiomas. Que elijan entre francés-inglés-alemán, y a partir de ahí, que vayan a las Academias y Escuelas de Idiomas que para eso están. Además la Cultura Clásica no son unos idiomas cualesquiera, sino los Pilares de Nuestra Civilización. Que no haya apenas personas hoy en día capaces de entregar su vida al Saber con mayúsculas que es el nuestro (si actuamos como buenos philologoi) no es razón para que sea despreciado quien lo intente. Nosotros los profesores de Latín y Griego ocupamos un pequeño espacio en la Enseñanza Internacional Aragonesa, pero tenemos que defenderlo con uñas y dientes o, de lo contrario, en la próxima reforma educativa nos borran del mapa: "Manejo del móvil" y "trucos para la Play" serán las asignaturas estrella. Habrá "cuatro idiomas para todos" (sí, 4, dos por dos, cuatro) y los "deficientes" tendrán que conformarse con tres, que para eso son deficientes. De curso pasarán con ¡seis suspensas!, total, sólo dos más que en el Bachillerato. Ahora eso sí, ¡Todo por Internet! ¡Cómo aprenderán los chicos! Saldrán todos CATEDRÁTICOS, ese será el título que obtengan, "CATEDRÁTICOS DE ESO", para que las generaciones venideras suspiren con admiración ante la EXCELENCIA POLÍTICA de quienes supieron conducir a estas nuevas hojas de nuestro árbol a la SABIDURÍA ABSOLUTA.

No hay comentarios: