martes, 29 de mayo de 2007

EX STUDIO AD LIBERTATEM


Porta Nigra de Augusta Treverorum (Trier, Alemania. Sede de la Escuela de Derecho Europeo)


Stultorum infinitus est numerus, sí, siempre se ha dicho, pero parece ser que, hoy en día, es necesario luchar por la extensión de la estupidez a escala planetaria, y el Mundo Clásico se ha convertido en un gran estorbo.


Actualmente es la propia globalización la que nos aleja de los libros, que desde sus páginas estáticas y "aburridas" se limitan a ofrecernos un saber y un conocimiento que nos harían "demasiado" inteligentes y críticos, en el sentido griego de crisis, juicio.


Si entre los primeros globalizadores se hallaron Alejandro Magno y, después, las legiones romanas, que ensancharon y cuidadosamente cartografiaron, midieron y describieron el Mundo Conocido hasta sus límites, ahora llegan los últimos "globalizadores" con la nueva, mágica propuesta : "¡¡ No Conozcáis el Mundo !!". Son estos presuntos "globalizadores" los que nos gritan bajo una confusa calígine:


¡Non plus ultra, hic svnt dracones!


Existe una clara voluntad de sustitución del magnetismo de las escuelas del saber por un prototipo ecléctico de centro comercial, templo del consumismo hecho para satisfacer las ansias de "felicidad" de millones de personas, obedientes a sus televisores.


Mediante la ignorancia y cebando los instintos más bajos de los hombres nos manipulan y nos dan panem et circenses, tradúzcase consumismo y espectáculos basura. Nos globalizan para que bebamos cerveza y comamos hamburguesas precocinadas tirados en el sofá viendo, con las neuronas desconectadas, el"despelleje" de los famosos en la tele, para que paguemos religiosamente la hipoteca y el coche y además vayamos a votarles vestidos de marca...


¿Y quién mira por la marca de nuestro cerebro o de nuestra alma? ¿Dónde está el buen uso del lenguaje, de la cortesía, de la generosidad, de la auténtica educación y formación? ¿Dónde están los Studia Humanitatis?


Por esta razón es conveniente reivindicar la máxima de Juvenal

maxima debetur puero reverentia.
Hemos de pensar en nuestros escolares, debemos respetarlos, hacernos respetar por ellos, proporcionarles lo más egregio de nosotros y luchar por dar a conocer el Latín y el Griego, pues, quien conoce las Lenguas Clásicas piensa mejor, escribe con corrección, eleva su dicción y, sobre todo, adquiere una perspectiva más amplia del mundo, de la esencia de nuestro mundo y del espíritu del ser humano.

Podemos volver a realizar las sinapsis neuronales perdidas ante la diosa televisión, podemos aún nutrir a nuestros alumnos y aportar una terapia para la tan contagiosa y globalizadora enfermedad de la pasividad, materia prima de la manipulación.


Reivindiquemos con Salustio el uso de la palabra que nos inclina hacia la humanitas y no hacia el venter.


¡ Por una Humanidad Nueva cimentada en el saber antiguo!


Ex studio ad libertatem

2 comentarios:

Margarita Fernández Güezmes dijo...

En la vida siempre existe una continuidad.
Si te fijas,bajo la mole romana(Roma) de la Porta Nigra,en el arco de la derecha(Grecia) está Sócrates atravesándolo y un personaje con alzacuellos apoyado en la pared viéndolo pasar(el Cristianismo),los tres fundamentos de Europa en una foto un tanto fantasmagórica.
La carretera mojada junto a la Porta Nigra simboliza la libertad que aporta el afán en el estudio.Por eso lo de ex studio ad libertatem.

Roberto Tierno dijo...

La frase latina "maxima debetur puero reverentia" es magnifica. Podríamos utilizarla como lema. Si alguien no está de acuerdo, que lo diga. Sólo tiene virtudes. Además, como está en latín, continuamos en la línea horaciana del "odi profanum volgus et arceo". El profesor de Filosofía de mi Instituto dice que "parece una secta". Bueno, pues qué le vamos a hacer. Que lean el contenido y saquen conclusiones. Nosotros no escribimos para el vulgo, sino para unos pocos.

Intelligenti pauca